Pros y contras de acampar en la playa o en la montaña

Crecí en una ciudad cerca de las montañas. Y muchas veces, he acampado en la montaña. Pero, hasta la semana pasada nunca había ido a acampar en la playa antes (sí había estado en la playa, claro, pero no de acampada). Después de pasar una semana de campamento en la playa en Tarragona, ahora puedo decir que ambos tipos de camping son muy divertidos, ya sea en playa o montaña. Pero hay algunas diferencias que vamos a analizar ahora:

Acampar en la playa

Pros:

  • El suelo es más cómodo debajo de la tienda. Definitivamente es mejor dormir sobre arena que en el suelo de las montañas, demasiada piedra.
  • Puedes oír las olas. Mientras no estén golpeando demasiado fuerte contra la playa, el sonido de las olas es muy relajante.
  • Si vas en plan familiar con niños, en los campings de playa siempre hay muchos niños, y seguro que van a hacer amigos.
  • Es fácil de cavar una letrina, en caso de necesidad… en la arena es más sencillo que en la dura montaña, está claro.
  • De nuevo, pensando en los que vayáis con niños: Arena es igual a diversión. Los niños pueden jugar en la arena durante horas sin aburrirse.
  • ¡Puedes nadar cuando quieras! No hay necesidad de decir más sobre esto.
  • Puede caminar por todos lados descalzo o con unas cómodas chanclas, ir descalzo por la arena es muy agradable y es bueno para los pies.
  • No se necesitan botas de senderismo. Incluso puede ir en las caminatas descalzo, ahorrando pesadez en los pies que sí notas cuando llevas esas grandes botas de montaña.
  • Vista marítima. A algunas personas les encanta esto, las vistas del mar, y sobre todo al amanecer o atardecer, son increíbles.
  • Podéis entreteneros coleccionando conchas y rocas. De hecho, si vas con niños, podéis hacer un concurso de ver quién consigue las más bonitas o grandes.

Contras:

  • ¡Arena por todas partes! Se mete por todos lados: por el cuerpo, por la camiseta, dentro de la tienda… es muy incómoda y díficil de quitar. Luego se mete en el coche también.
  • Suelen estar más saturados. A menos que vayas durante la temporada baja, puedes dar por hecho que habrá un montón de personas en la playa y en el camping.
  • Basura por todas partes. Incluso si milagrosamente encuentras una playa aislada que no ha estado llena de excursionistas durante todo el día, aún así seguro que ves algo de basura en el mar o en la orilla.
  • Es difícil encontrar fuentes de agua fresca. Esto significa que tendrás que llevar botellas de agua siempre encima, o estar cerca de alguna tienda u otro lugar para comprar agua.
  • La ropa se moja. Es inevitable. Y con la humedad del mar cuesta mucho que se seque rápidamente.
  • Hay toneladas de mosquitos cerca de la playa, por el clima. Esto no pasa en la montaña pues, con el frío, no hay mosquitos.
  • ¡Demasiado calor! Aunque te bañes de vez en cuando para combatir el calor, a los pocos minutos de salir, seguramente volverás a sudar y a pasar calor.
  • Caminar sobre la arena es un poco difícil e incómodo, a pesar de que sea bueno para la circulación. Un paso adelante, medio paso atrás.
  • Los hoteles ocupan los mejores lugares de la costa. Es complicado encontrar un lugar aislado para acampar cerca de una playa.

Acampar en la montaña – Pros y Contras

Pros:

  • Es fácil encontrar un lugar de camping tranquilo y aislado. No hay mucha saturación de hoteles en las montañas, excepto alguna zona más turística.
  • ¡Paz y tranquilidad! Si vas a un camping un poco aislado, conseguirás paz y tranquilidad completa.
  • No tienes que embadurnarte todo el cuerpo de crema solar a todas horas, esto es una gran ventaja, sin duda.
  • Menos basura. Los campistas de la montaña parecen ser mucho más respetuosos con esto que los campistas de la playa. No sé la explicación, aunque seguramente las personas más ecologistas y amantes del medio ambiente suelen elegir la montaña para irse de vacaciones, y por tanto son más cuidadosas.
  • Incluso si hay muchos campistas por la zona, sigue siendo sencillo tener privacidad debido a la gran cantidad de árboles y bosques: no es todo liso con la playa.
  • Hay frutos silvestres comestibles, así que mientras paseas puedes ir picando. O si vas con niños, podéis jugar a recolectar frutos.
  • Ver animales salvajes. Es genial encontrar animales de montaña como pájaros, salamandras, o ver praderas con vacas. Eso sí, si el animal es un depredador no es tan genial…
  • En comparación con la playa, hay mucho menos mosquitos de los que preocuparse.
  • Hay muchas fuentes de agua dulce. Gracias a los filtros de agua de camping, no hay que preocuparme de llevar agua encima ni comprarla. Basta con llevar una cantimplora o una taza encima y podrás llenarla con agua fresca.
  • Las vistas aéreas. Te sientes en la cima del mundo cuando estás en algún mirador muy elevado. Y con tu cámara de fotos puedes tomar fotografías espectaculares dignas de colocar en un cuadro en tu salón.
  • No hace demasiado calor, sobre todo por las noches se suele estar muy bien y casi refresca, aunque sea julio o agosto.

Contras:

  • Es más difícil llegar con el coche. Si vas a un camping de alta montaña, seguramente pasarás algunas horas en el coche, en esas carreteras estrechas y con curvas.
  • Animales salvajes… de los peligrosos. La sola posibilidad de encontrarte con osos, serpientes o lobos es suficiente para tener un poco de miedo.
  • Más soledad. Si eres el tipo de persona que disfruta en sitios con mucha gente y más ambiente, quizás te sientes un poco sólo en la montaña, donde hay menos compañeros campistas o excursionistas.
  • Cavar una letrina es demasiado trabajo. Es un tema más escatológico, pero no hay que dejar de nombrarlo. Si te entra una necesidad en medio de la montaña, no podrás cavar un agujero para ello, o costará mucho más.
  • El terreno es más duro. Todas las raíces de los árboles y las piedras hacen que el senderismo sea más difícil.

Resumen: ¿qué es mejor, playa o montaña?

La respuesta es… ¡las dos!. Intenta ir combinando tus vacaciones a sitios de playa y montaña, porque ambas opciones son muy diferentes pero tienen muchas cosas buenas y divertidas. Y como nadie nos obliga a elegir… ¡nos quedamos con todo!

Turismo y viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 4 8 ?