El significado de los nombres también influye en la felicidad de tu hijo

Los nombres forman parte de nuestra seña de identidad. La mayoría fueron creados hace siglos, con significados religiosos, a través de supersticiones que aclamaban a los Dioses, la salud o el éxito. Antiguamente, los padres llamaban a sus hijos de forma que su personalidad se viese magnificada por su apelativo, que su origen conectase con su futuro.

He pasado mucho tiempo leyendo sobre la etimología de los nombres, los misterios que se esconden detrás de su historia y los rituales que han marcado el auge o la decadencia de su popularidad.

Los nombres propios son la esencia del alma

Pararse a pensar qué nombre propio vas a poner a un bebé es de vital importancia. Puede que no influya en su personalidad, pero en su esencia alberga un significado que le acompañará toda su vida, tal y como explican desde significado-de-nombres.net. En cierto modo sí moldeará su carácter, ya que los nombres modernos y originales le empujarán hacia un camino más “millennial”, mientras que un nombre arcaico podría convertirle en objeto de burla.

Durante los primeros años de su vida, los niños tienden a ser crueles, y si decides llamar a tu hijo Ermenegildo, Herminia o Simplicio, seguramente lo sufra en el colegio. Pero si decides llamarle Ariel, Arlette o Ainara, destacará sobre los demás con un nombre bonito y moderno.

Consejos a la hora de elegir un nombre para tu bebé

Al margen de que sientas afinidad por nombres raros, árabes, ingleses, italianos o españoles, tienes que saber qué significan porque ese significado es el elemento fundamental de su existencia. Sin embargo, te recomiendo seguir estos consejos.

  • Intenta que sea actual. Extraño no es sinónimo de antiguo. Recuerda lo que te he dicho arriba. Además, al niño no le gustará nada tu elección si te pasas de la raya.
  • ¿Qué sabes de su origen? ¿De dónde surgió ese nombre? ¿Es hebreo, latino o griego? ¿Tal vez germánico o anglosajón? ¿Cuáles son sus raíces y qué significan?
  • Evita los nombres de pila compuestos. José María, Antonio Martín, Carlos Raúl o María Dolores son opciones que, simplemente, ya no se llevan. Aunque en las últimas generaciones abundan mucho, su frecuencia de uso ha caído en picado.
  • ¿Representa alguna figura histórica? ¿Idolatras a un cantante, actor o estrella del rock que se llame así? ¿Tal vez un personaje de una película? Nombrar a un niño como símbolo de alguien con quien te identificas (desde un personaje famoso hasta tu mejor amigo) significará mucho para él o ella.
  • Y finalmente… ¿Cuál es su santoral? Especialmente si vas a escoger un nombre bíblico, no está de más tener en cuenta la onomástica del nombre, saber qué santos marcaron un antes y un después en la religión.

En definitiva, conoce el significado de nombres, su origen, santoral, etimología, personalidad y nunca lo escojas al azar.

Tecnología e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 6 ?