Dieta progresiva tras Bypass Gástrico

El seguimiento de una dieta progresiva tras Bypass Gástrico es importante y necesario para todos los pacientes, ya que gracias a ésta se pueden evitar o reducir complicaciones con la ingesta de alimentos (dolor de estómago, náuseas, vómitos, diarreas, etc.). Fíjense que estamos hablando de la dieta que deben de realizar los recién operados de obesidad.

Además, la dieta progresiva tras Bypass Gástrico ayudará a la buena tolerancia de los alimentos por parte del estómago.

Bauch weg durch Ernährungsumstellung

A continuación, describiremos cuáles son las fases de la dieta progresiva a seguir durante aproximadamente el primer mes postoperatorio. Este es un resumen del protocolo que se aplica con éxito en la Clínica Obésitas, un centro altamente especializado en operaciones de obesidad o reducción de estómago. Aun así, debe de cotejar estos consejos con su cirujano responsable:

1. Fase de consistencia líquida. Se recomienda seguir esta fase durante los primeros 10 días postoperatorios, con el objetivo de proporcionar un correcto aporte de fluidos para evitar la deshidratación y la pérdida de vitaminas y minerales.

Los alimentos recomendados son los siguientes: líquidos isotónicos, infusiones, zumos de fruta naturales o sin azúcares añadidos, leche desnatada, yogur líquido desnatado, caldos de carne o pescados y de vegetales.

Además, se recomienda a los pacientes que también añadan a la dieta 2 sobres de complementos nutricionales, con el fin de mantener un correcto aporte de proteínas, vitaminas y minerales necesarios para cubrir las necesidades diarias, conservar la masa muscular y conseguir una buena cicatrización.

2. Fase de consistencia semilíquida. Esta fase también se debe seguir durante 10 días más.

Además de los alimentos consumidos durante la fase anterior, en ésta se añaden los siguientes: yogur desnatado, se puede añadir sémola de trigo o tapioca a los caldos de carne y vegetales, hacer purés de verdura líquidos (es decir, añadirles bastante agua).

Durante esta fase continuamos tomando los 2 sobres de complementos nutricionales comentados en la fase anterior.

3. Fase de consistencia pastosa. Esta fase debe llevarse a cabo durante los siguientes 7 días. Su objetivo es proporcionar alimentos que no precisen masticación y resulten fáciles de deglutir.

En esta fase, los alimentos que se agregan a la dieta son los siguientes: cereales sin azúcares añadidos o avena remojados en leche o alimentos líquidos para conseguir una consistencia de puré, fruta en puré o compota, manzanas o peras asadas, gelatinas, cremas o purés de verdura que deben prepararse añadiendo proteínas de origen animal, como pollo, pavo, pescado blanco, huevo y/o queso desnatado, todo triturado.

En este caso, ya no deben consumirse los sobres de complementos nutricionales, puesto que las proteínas que aportábamos con ellos estarán suplidas con los alimentos de origen animal que deberemos añadir a los purés de verdura, y por ese motivo es importante que se preparen de esta manera tanto en las comidas como en las cenas.

4. Fase de consistencia blanda. Al igual que la fase anterior, en este caso se recomienda seguir la fase durante 7 días. Esta fase es muy similar a la que se suele recomendar cuando los niños tienen dolores de barriga o cuando tenemos gastroenteritis.

El objetivo de la fase de consistencia blanda es iniciar poco a poco la masticación aportando alimentos íntegros, con un bajo contenido en fibra y con comidas de pequeño volumen.

Ahora ya se pueden consumir verduras cocinadas (hervidas, al horno, a la plancha…), así como carnes, pescados, huevos o fiambres no grasos sin triturar. La verduras no deben tomarse crudas o en ensalada hasta la siguiente fase. Las carnes y pescados se deben cocinar de manera que queden jugosas y blandas (hervidas, al horno con salsas, en guisos, al papillote, etc.) pero evitando aquellas técnicas culinarias que dejan las carnes o pescados más secos o duros como es el caso de los asados o la plancha.

En cuanto a las pastas y arroces, también deben evitarse aquellos platos que quedan más secos o duros (como por ejemplo el arroz de una paella o la pasta al dente), y es recomendable cocinarlos durante mucho tiempo, de manera que queden más blandos. El pan en estas ocasiones suele sentar mejor si está tostado (pan en biscotes o pan de barra bien tostado en casa), que si es pan normal.

La fruta se puede comenzar a consumir de manera natural, pero procurando que esté bien madura.

5. Fase normal. Esta fase es la que los pacientes van a seguir durante toda su vida. Por este motivo, pueden comer de todo. Eso sí, es recomendable que sigan unas pautas de alimentación saludable, con las indicaciones que le proporcionará su dietista-nutricionista, para ayudar a tener una mayor pérdida de peso, conseguir que esta pérdida de peso se haga de manera saludable y sin que los pacientes tengan deficiencias nutricionales, y además evitar la recuperación a largo plazo de parte del peso perdido.

Los alimentos que se añaden en esta fase definitiva son: verduras crudas en ensalada, fruta natural y legumbres. Se recomienda que la primera toma de legumbres se realice en puré y en el caso de las lentejas, que éstas sean sin piel. Una vez se ha probado la tolerancia, se pueden tomar legumbres con piel cocinadas de forma sencilla.

El Bypass Gástrico es una cirugía que también puede realizarse para mejorar e incluso revertir algunos tipos de Diabetes Mellitus.

Salud y Belleza , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 6 ?